FASES DEL CONTACTO EXTRATERRESTRE – “EL NO PENSAMIENTO”

***

“La Nada es ese estado
de libertad que nos proporciona
nuestro propio pensamiento. Ese pensamiento
puesto en el Amor, en la Nada; en ese
no pensar que nos invade
y transporta.”

- Shilcars -

***

 

  1. EJERCICIOS PARA EL DESPERTAR

Podemos ejercitarnos y prepararnos para despertar, en tanto no seamos capaces de acceder al despertar, al menos por ahora, de forma voluntaria e inmediata.

El estado de paz y equilibrio, incluso después de haber vivido una experiencia dura o estando inmersos en ella, es el estadio previo al despertar.

Muchas veces el despertar es un don que se nos otorga como recompensa por el esfuerzo realizado a favor de los demás. No hay mejor forma para abrir el paso al recibir consciencia que el dar sin esperar nada a cambio, en beneficio consciente de otros.

Siempre deberíamos tener abierta la puerta de nuestro corazón y de nuestra mente al despertar. Es la actitud de espera sin deseo, de anhelo sin prisas, lo que va creando la avenida del despertar, y esta actitud la podemos cultivar de forma continua, en nuestra vida diaria.

También conviene reservarnos momentos del día a nuestro interior espiritual, aquietando la mente, profundizando en nosotros mismos. Estos momentos nos los ofrecemos como un regalo, sin el cual la vida sería un tráfago frenético y sin sentido.

Pero habrá un momento central, al amanecer o al atardecer, o en ambos casos, que reservaremos para esta sintonía interior, la sintonía con nuestro espíritu.

En esos momentos procuraremos apagar las fuentes de ruido externo, pero sobre todo el ruido de nuestro pensamiento interno, que muchas veces cabalga sin freno ni riendas.

El pensamiento disperso, inquieto, desasosegado es el peor enemigo del despertar, es lo que nos induce a seguir en esa vigilia de personas dormidas a su realidad interior, a su consciencia plena, a la que tantas veces nos agregamos.

El estado de concentración en el aquí y ahora, en el presente continuo de la consciencia, del ser, que está siempre fuera del espacio y del tiempo, aunque se ubique transitoriamente en la temporalidad, es una forma de abrirle paso al despertar. Esa concentración nos llevará, profundizando en ella, a descubrir un registro interior, un estrato propio, de luz, quietud y verdad.

Lo podremos identificar, reconocer en nosotros mismos, una vez que lo hemos experimentado. Sabemos que está ahí, como una luz a la que no siempre le permitirnos lucir, pero que puede encenderse en cualquier momento en que la vibración generada por nosotros se lo permita.



Tomado de la Monografía “DESPERTAR” Pág. 42

http://tseyor.org/biblioteca/libros/despertar.html

***

“…Traspasa el umbral 3D, busca la unidad en ti y hallarás la verdad en ti…”
- Shilcars –

"No pretendemos crear adeptos ni seguidores, solamente informar..."

***

Tseyor es un acrónimo de:

“Tiempo Simbólico Estelar del Yo en Retroalimentación”

***

Para quienes quieran indagar más sobre los mensajes de los HHMM, les dejamos el enlace de:

“LOS GUÍAS ESTELARES”

http://tseyor.org/biblioteca/libros/los-guias-estelares.html

y en la Web de Tseyor se pueden encontrar más de 170 libros con un gran contenido sobre los mensajes de los Hermanos de las Estrellas, los cuales se pueden bajar gratuitamente:

tseyor.org

 

 

***

El mundo que percibimos no es real, es pura ilusión,
Todas las cosas son transitorias, nada es permanente,
La realidad de todo esta en nuestro propio interior,
En la micropartícula, nuestro Pensamiento Trascendente.

Levedad Tseyor

***



“Si leemos los textos y manifestaciones de los que han experimentado el despertar en todos los tiempos, lenguas y culturas, observaremos que, bajo el ropaje metafórico que la nombra, esta experiencia es siempre la misma.

Porque la experiencia del despertar no depende de las creencias, las religiones o las culturas. Es un universal antropológico y cósmico, y se da en todas ellas y en todo el cosmos. No procede de una concepción del mundo y del universo, sino que es el acceso a la realidad misma que somos, y esta es permanente y universal, no está condicionada por el medio ambiente, la etnia o la lengua.

Curiosamente, en muchas tradiciones se la nombra con esta misma metáfora de “despertar”, empleada también otras veces para el proceso de advertir o tomar consciencia sobre algo que pasaba desapercibido.

Hemos podido comprobar leyendo los textos de los capítulos segundo y tercero, tributarios completamente de los mensajes de los hermanos mayores, que esta experiencia es también común a las civilizaciones del cosmos.

Por tanto ahí podremos tener un claro indicio de que se trata de una experiencia real y que proviene del acceso a los planos internos de realidad.

La gnosis, el nirvana, el satori, el samadhi, la iluminación, la fusión en la divinidad, son otras tantas formas de nombrarla.

Muchas veces para llegar a ella tenemos que trascender, mediante el equilibrio, situaciones polarizadas por la dualidad en las que se desenvuelve nuestra existencia.

Digamos que nos hemos propuesto un reto importante, despertar en un contexto cuyas condiciones de vida impiden de forma casi sistemática este traspaso del velo de la ilusión.

Pero el sabio entiende y aprecia que los inconvenientes, la ley de entropía dispersora, en realidad es para el que anhela un obstáculo cuya virtualidad bien empleada impele a conseguir lo que dificulta.

No deberíamos renegar de los obstáculos para el despertar, sino entenderlos sagazmente como barreras que, al impedirnos la trayectoria tridimensional lineal y horizontal, nos catapultan hacia la vertical de la consciencia.

El impulso ascendente de cada obstáculo está en proporción del grado de impedimento, por eso las dificultades, sabiamente entendidas, son un don para el que sabe aprovecharse de su impulso ascensional.

Seamos todo lo sabios que nos permitamos ser, porque nuestra realidad está muy cerca, tan cerca que no la vemos.”

Tomado de la Monografía “DESPERTAR” Pág. 46

http://tseyor.org/biblioteca/libros/despertar.html

tseyor.org

 

Publicado 26/08/2017

Etiquetas: Ninguna

Comentarios