FASES DEL CONTACTO EXTRATERRESTRE – “LOS MUNDOS PARTÍCULA”

FASES DEL CONTACTO EXTRATERRESTRE – “LOS MUNDOS PARTÍCULA”

1. INTRODUCCIÓN

Los mundos partícula son mundos de pensamiento y de creatividad, en los que las partículas infinitesimales se amoldan a la mente y la obedecen al instante, creando las configuraciones que esta determine. Por tanto, en ellos el pensamiento puede transformar y modificar cualquier creación.

Por el contrario, los mundos atómicos son más densos, en ellos el pensamiento está más sometido a la inercia de la materia.

Los mundos partícula forman universos paralelos, micromundos, que reproducen las propiedades del macromundo, o mundo atómico.

Los mundos partícula son los mundos cuánticos formados por subpartículas, al igual que los mundos adimensionales, que participan de esta propiedad.

El Absoluto se manifiesta en los multiversos a partir de una micropartícula virtual que se replica, se multidivide y se disemina, dando lugar a la apariencia de todas las cosas. La micropartícula participa en todo el universo y está en todas partes, aunque en sí misma sea inaprensible.

Nosotros mismos somos esa micropartícula del Absoluto en la manifestación y, por tanto, nuestro papel consiste en contribuir a esta creación descubriéndonos a nosotros mismos.

La adimensionalidad, a su vez, está formada por subpartículas, no por átomos, dando lugar a los mundos partícula, que son mundos objetivos, creativos y donde todo se replica al instante.

Podemos acceder con nuestro pensamiento a los mundos partícula, dejando a un lado la masa atómica de nuestro cuerpo, que por su densidad no podría proyectarse en los mundos partícula.

Los mundos partícula son mundos sutiles, luminosos, que obedecen a nuestros pensamientos modificándose según nuestra voluntad. De hecho nuestro pensamiento participa de la micropartícula y por eso puede proyectarse en cualquier lugar del cosmos.

La ciencia contemporánea, a través de la cuántica y de los aceleradores de partículas, está descubriendo este carácter energético e inmaterial del universo, y se está acercando a la comprobación de algunas de las propiedades de los mundos partícula. Las partículas no pueden ser localizadas, como afirma la física cuántica, porque están en todas partes.

De hecho, las partículas cuánticas están sumergidas en el Absoluto, en la Nada, y de ahí obtienen su energía y sus propiedades. Intermitentemente se sumergen en la nada y se manifiestan.

Del mismo modo nuestro pensamiento participa de estas propiedades y se nutre del Absoluto inmanifestado, intermitentemente, para aparecer en la manifestación y seguir su proceso de autoconocimiento que le llevará a reintegrarse definitivamente en el origen, una vez que se haya conocido completamente.

Todas estas ideas objetivas nos han sido transmitidas por los Hermanos Mayores del cosmos y las damos a conocer a continuación en la presente monografía, que esperamos sirva para ayudarnos a acceder a la Realidad.

Hemos completado esta segunda edición de la presente monografía con el cuento de “La partícula curiosa” que narra la formación del universo de una forma sencilla e imaginativa.

GRUPO TSEYOR

Tomado de la Monografía “LOS MUNDOS PARTÍCULA” Pág. 6

http://tseyor.org/biblioteca/libros/los-mundos-particula.html

tseyor.org

3. LA MICROPARTÍCULA ESTÁ EN TODAS PARTES (ICOTREM)

(Icotrem: Colaborador con Sili-Nur, que fue a su vez tutora del grupo hasta 2004. Es hombre.
Procede de las Pléyades. Nivel vibratorio dos escalas más alto (H2). Es físico cuántico y experto
en teletransportación.)
*******
“En cuántica, podríamos decir que la plenitud es
la realidad y que el quantum, eso es, la micropartícula
más pequeña que pueda existir, en definitiva no
existe, por ser infinito el micromundo, y deberíamos
convenir que esa micropartícula sería únicamente una
posibilidad.”
- Icotrem-

La magnitud de la partícula atómica es universal y, por lo tanto, asequible en cualquier lugar del espacio-tiempo. La misma está en todas partes y, aunque no sea propiamente un hallazgo el detectarla, sí podemos transportar todo su contenido hacía esferas superiores de conocimiento y recibir su información, ya que en ella se contiene toda la información universal o macrocósmica.

La situación de una partícula en el submundo no tiene una posición definida porque a su vez está en todas partes y en ninguna y, por ello, la información podrá recabarse en cualquier punto de ese mismo espacio adimensional. Claro que las directrices las dictamina el propio Fractal, inteligentemente diseñado y participado directamente por la Nada, lo cual quiere decir dirigido por el Todo.

Por eso que no es preciso, a la vez de no posible, detectar la partícula pero sí recabar su información en cualquier punto o instante delespacio. Porque en ese punto equidistante en que las partículas atómicas se encuentran, cualquiera de ellas recibe toda la información y, por lo tanto, cualquiera de ellas es asequible al Todo y por tanto también, obtendremos de cualquier partícula la información precisa.

Así, podemos transbordar toda la información si únicamente tenemos presente realizar las debidas correcciones o parámetros adecuados con los que interceder en esa información. Interceptarla, asumirla y comprenderla convenientemente, para que la misma nos dé información detallada y precisa de todo un conglomerado casuístico, en este caso holográfico.

Sepamos diferenciar convenientemente todas y cada una de las circunstancias que envuelven nuestro pensamiento. Este nos va a llevar, sin duda alguna, hacia la comprensión del macrocosmos tan solo con la suficiente transparencia con que actuemos. Esto quiere decir que la mente se pondrá en funcionamiento y diligentemente obtendrá la información precisa y requerida en cuanto sepamos accionar debidamente el control mental preciso, tanto como para “engullir” de alguna forma la información.

Imaginemos que el conocimiento es una bola, un cilindro y en este, en su interior, se halla toda la información precisa. Imaginemos, a su vez, que somos un pez que engulle dicha bola y la digiere y pasa por los conductos adecuados hasta el cerebro, en el que se descodifica la información recibida. Asimilarla, completarla y utilizarla debida y adecuadamente en función de nuestro saber y comprender.

Saber digerir una información que, por otro lado, está patente y es constante a nuestro alrededor y en nuestro interior psicológico y discernir, adecuadamente, qué tipo de información nos llega, auscultándola debidamente y separándola de forma descodificada para que la misma altere todo un proceso neuronal, enriqueciéndolo.

Es como el telar que funciona por medio de unos hilos que, previamente superpuestos, alteran una línea de puntos prefijados y que van diseñando y tejiendo una tela en la que lleva inscrita unos dibujos, que previamente el teórico de tejidos ha dispuesto.

Es así como vamos a ir aprendiendo y asimilando la información.

Una información que ya ha sido diseñada previamente por Quien debe hacerlo, y únicamente se trata de saberla interpretar y descodificar adecuadamente.

La descodificación estará en función de nuestro conocimiento y sobre todo de la intencionalidad con que se lleve a cabo el trabajo y, en especial, conociendo previamente las claves o resortes que nos van a permitir la debida descodificación e interpretación de sus símbolos.

En el macrocosmos existe toda la información, así como también en el microcosmos, como fiel reflejo del macrocosmos que es. Por lo tanto, nos va a ser mucho más fácil acceder a ese microcosmos, por cuanto es un mundo imaginario, un mundo subatómico en el que se puede tener acceso a través del pensamiento.

Así pues, lo que es evidente es que nuestro pensamiento habrá de acceder a unas determinadas esferas o frecuencias vibratorias. No siendo un intruso sino como un invitado privilegiado al que se le van a brindartodas las oportunidades y facilidades precisas para que pueda aposentarse debidamente y asimilar conocimiento en función, claro está, de su comprensión.

Es un hecho evidente que el ser humano de vuestro nivel está preparado para asimilar mucho más conocimiento del que actualmente dispone, y que solo es preciso saber adornar el proceso mental adecuado con qué pasar a dicha esfera de conocimiento y descodificarlo.

Descodificar o descifrar un mensaje que por alguna razón es ininteligible en una determinada intelectualidad o conocimiento preestablecido. Ello no quiere decir que el mensaje en sí, la información equivalente, no pueda traducirse debidamente y entenderse.

Hablamos de un nuevo lenguaje, de un nuevo idioma, pero no de una nueva idea o concepto. Porque no estamos tratando de crear nuevas ideas o conceptos, sino que nos estamos refiriendo a interceptar, interpretar, descodificar, traducir a un nivel intelectual, toda una información que se halla depositada adecuadamente en una frecuencia vibratoria determinada y en la que es posible, a través de una mente del nivel humano al que nos estamos dirigiendo, llegar a sopesar dicha información y asumirla.

Asumir una información que carece de cualquier interés especulativo, y que no persigue otro objetivo que el de clarificar parcelas del pensamiento. Estudiar a fondo la dinámica humana y trasladarle a su nivel la información que precisa.

Estamos en unos momentos clave de formación psicológica.

Estamos en unos momentos en los que se deben aprender determinadas cuestiones que van a hacer posible que el ser humano pueda acceder a esferas de conocimiento superior. Porque ahora es el momento. Ahora es el estado ideal para ello. Estado ideal, porque las energías cósmicas, la confluencia de determinadas áreas energéticas cósmicas, están propiciando el acercamiento de mentes de vuestro nivel hacia un grado superior de conocimiento.

Lógicamente no es posible evolucionar, al nivel humano, al nivel que estamos preconizando, a través de un intelecto que acaso esté sumido en un mar de angustia o tribulación. Porque ese estado se deberá a procesos de malformación de tipo mental, a través de errores psicológicos que marcan, limitan y barran, cualquier actitud positiva evolucionista.

No estamos hablando de un desarrollo material, ni de superpoderes, ni de clarividencia, ni de audiovidencia, ni de un determinado nivel superior de conocimiento. Estamos hablando de una información que debe llegar hasta vuestra mente, y vuestros sentidos deben conformarla para asumir un nuevo planteamiento cósmico y planetario.

En definitiva, se trata de poder equilibrar adecuadamente las alteraciones mentales que vuestro pensamiento pueda producir, dadas las actuales circunstancias planetarias y cósmicas. Y debidamente conformados en esa área de plenitud, de contemplación, de tranquilidad, esperar la debida información hacia un conocimiento superior. Que eso no quiere decir renunciar a nada ni a nadie, sino tan solo adquirir el conocimiento preciso. Porque, con el mismo, podéis lograr aventajaros en este transcurso existencial hacia derroteros mucho más amplios de conocimiento, y como tales de comprensión.

Tomado de la Monografía “LOS MUNDOS PARTÍCULA” Págs. 9, 10, 11 y 12.

http://tseyor.org/biblioteca/libros/los-mundos-particula.html

tseyor.org

 

Publicado 30/09/2017

Etiquetas: Ninguna

Comentarios