40 años de contactismo

Hace pocos días se han cumplido 40 años desde el primer contacto con seres humanos de otros planetas, por parte de nuestro querido hermano Puente, el canal de comunicación del grupo Tseyor, que nos ha brindado más de 1000 mensajes recibidos telepáticamente, todos ellos debidamente registrados y disponibles en nuestra web.

Si deseas saber más sobre esos 40 años de experiencias, puedes leer nuestro libro: Los Guías Estelares donde encontrarás explicación detallada de toda nuestra trayectoria.

Hemos celebrado un encuentro cerca de la montaña mágica de Montserrat, en Catalunya (España), lugar donde nació el grupo TSEYOR, y los hermanos nos han dado el siguiente comunicado, que queremos compartir por esta fecha tan especial.

 

Queridos amigos, hermanos, Shilcars de Agguniom.

Un día espléndido para estar aquí reunidos. Un espléndido día en el que es posible volar, en un pensamiento imaginativo, hacia otras esferas de conocimiento.

Es posible, también, volver a nuestros orígenes mediante la observación del paisaje que nos rodea, volver de nuevo a aquellos principios del contactismo. Cuando es esta misma montaña de Montserrat -monte serrado, por la característica de sus puntas- un lugar de búsqueda infatigable a lo largo de los siglos, por medio de civilizaciones que siempre han estado a la espera de una respuesta.

Así, en este lugar, nos es posible volver a empezar. Empezar de nuevo, como si nada hubiese sucedido. Y habrán podido pasar unos pocos años, tal vez cuarenta, desde que se inició, por parte de nuestro amado grupo Tseyor, esta circunvalación.

Todos pedimos fortalecer y afincarnos en el lugar que nos corresponde. Es lógico y obvio que así lo hagamos. Al igual que el hermano perro, con sus ladridos [1], nos está indicando que este es su lugar, esa zona de influencia, ese confort al que aspira toda criatura viviente.

Él está expresando su necesidad de que le hagamos caso, se fortalece en su rincón, en su raíz, en su lugar de procedencia. Ese es su lugar, y desconoce otra cuestión que no sea pregonar su estado vivencial y su lugar de pertenencia.

Así como los demás animales, que siguen al indicado perro, también de alguna forma están pidiendo se les tenga en cuenta en su procedencia. Unos, tal vez, para defender su parcela, otros por el miedo que experimentan al sentirse agredidos, y ladran desde luego por miedo, indicando que tienen miedo, y por eso piden el no acercamiento. Y ahí termina su labor, es todo lo que sus mentes alcanzan a comprender.

Vosotros, aquí, también de alguna forma estáis expresando vuestra necesidad de ser oídos -nosotros os complacemos, desde luego, haciendo lo posible para manifestarnos- venciendo obstáculos como los que se habrán podido vencer a lo largo de todos estos años a los que me he referido. Unos años de búsqueda.

Y desde el primer instante habéis manifestado vuestra necesidad de que os tuviésemos en cuenta. Habéis gritado también, y el eco de vuestras voces ha llegado a nuestros oídos, por siglos, y poco menos podía ser en estos últimos años, en los que los acontecimientos mundiales nos instan a que aceleremos el paso.

Así que todos vosotros habéis pedido, ya hace muchos años, que se os tenga en cuenta, y os hemos oído. Y el eco de vuestras voces ha invadido el espacio cósmico, en todos los niveles de consciencia. Y aquí estamos.

Para muchos, parecerá que es una vuelta a empezar, un volver a empezar. Y tal vez sí lo sea, pero en otro nivel de consciencia, en otro nivel de vibración. Porque, antaño, también pedíamos lo mismo, y pedíais lo mismo también vosotros, que se os escuchara, y pedíais también aclaración, y pruebas y comprobaciones de nuestra existencia.

Y ahora, tal vez, muchos de vosotros pidáis lo mismo y estéis en la misma situación, y puede parecer que estemos todos en un volver a empezar.

De esta forma, habrá parecido que no habremos adelantado nada, y estemos en el mismo sitio [2]. Y efectivamente, así es, estamos en el mismo sitio. No nos hemos movido, ni vosotros ni nosotros, pero no somos los mismos, no sois los mismos.

Aquí, en medio, ha habido un aumento de vibración. Y la comprensión, ahora, puede llegar mucho más rápidamente, porque vuestras mentes se han equiparado a dicho proceso vibracional.

De esta forma, habrá parecido que no habremos adelantado nada, y estemos en el mismo sitio. Y efectivamente, así es, estamos en el mismo sitio. No nos hemos movido, ni vosotros ni nosotros, pero no somos los mismos, no sois los mismos.

Para muchos, parecerá que es una vuelta a empezar, un volver a empezar. Y tal vez sí lo sea, pero en otro nivel de consciencia, en otro nivel de vibración.

Ahora estáis mucho mejor preparados para entender estos momentos de cambio inminente. Estáis mucho más preparados para comprender la necesidad, que todos y cada uno de vosotros tenéis, para enfilar vuestras vidas hacia la regeneración de mentes y cuerpos.

Muchas circunstancias se han dado cita, aquí en este mundo, para proceder a este cambio, y a favorecerlo hacia vosotros mismos. Las inquietudes que en todo el globo terrestre se están generando, la situación, cada vez más delicada, en la que los seres humanos de este planeta están atravesando, viviendo, experimentando y, en muchos casos, sufriendo por ello.

Ahora ya no es aquello de decir: “esto pasa en otro lugar, no es a mí”, “eso pasa porque tiene que pasar, porque siempre ha sucedido así.” “Hay injusticia social, pero siempre ha sido así, y es obvio que sea así y continúe siéndolo.”

Mas no os engañéis, la situación es para todos, nadie podrá huir de esta afectación, de este sufrimiento, de este cambio. Y cuando veáis a los demás sufriendo, no penséis que es solo a ellos a quien toca sufrir sino que es el espejo que os lo está indicando, para que os reflejéis en él, y veáis que tarde o temprano también llegará a vosotros.

Porque el cambio es para todos, el planeta está exigiendo un cambio, un cambio de mentalidad. Y a veces el cambio comporta esfuerzo, sacrificio y, muchas veces, dolor.

En ese aspecto, pues, comprendéis perfectamente lo que estoy indicando, y me gustaría subrayar que en realidad no estamos, ni estáis, en el mismo sitio. Porque, a diferencia de hace 40 años, en los que no se disponía de información, ahora es todo lo contrario.

El grupo de Barcelona en el lugar del encuentro cerca de Montserrat

Ahora, en vuestros corazones anida información, en vuestro exterior anida información, y mucha, con respecto al grupo Tseyor y a su patrocinio. Con respecto, también, a inteligencias de otros lugares del cosmos que están aquí, con vosotros, para ayudaros al cambio.

Efectivamente, no somos los mismos, no sois los mismos, aunque lo parezca, porque tenéis más vibración. Pero además disponéis de una estructura, disponéis de una información. Habéis creado un Centro de Estudios, una ONG, como denomináis aquí, una Universidad, para trasladar toda la información.

Tenéis gran cantidad de obras para documentaros, a vuestra disposición, totalmente gratuitas. En todos los procesos tenéis una estructura social que os permite organizaros. Disponéis de una amplia red de hermandad en todo el mundo. Tenéis casas donde cobijaros, capacidad para ello, maneras de hacerlo. Tenéis todo a vuestra disposición.

Lo que no teníais hace 40 años, lo tenéis ahora. Lo que hace 40 años os impedía dar un paso adelante, y era verdaderamente una excusa egoica para no darlo, lo podéis hacer ahora, y no tenéis excusa para no hacerlo.

Ahora podéis dar un paso adelante, uno, otro, y otros más, y así hasta el infinito. Tenéis talleres para trabajaros a vosotros mismos, tenéis elementos apropiados para hacerlo, herramientas en todos los aspectos.

Tenéis una hermandad que os protege, os ayuda, os quiere, os ama. Una hermandad que no solamente es de este mundo. Pero, sin duda alguna, nada se da regalado, habéis de merecéroslo.

Así que bienvenidos esos primeros cuarenta años, y ojalá la semilla sembrada florezca. Y podáis, podamos todos abrazarnos en un mayor nivel de consciencia, dentro de este y otros mundos, que para eso estáis preparados. Y para ese instante, se prepara el próximo año, y siguientes, para tutelar a todas las réplicas hacia la realidad de los mundos.

Así que, ya veis, estáis en un paso más avanzado. De vosotros depende que lo deis. Lo tenéis a vuestra disposición, dadlo y nos veremos las caras, nos abrazaremos y navegaremos por un mundo realmente feliz.

Amados hermanos, os mando mi bendición.

Amor, Shilcars.

 

[1] Durante toda la comunicación se oyó un perro ladrar continuamente, y a otros perros más lejanos que le hacían coro, así como algún gallo en la distancia.

[2] Doble sentido, el grupo Tseyor empezó en Montserrat, a vista de cuyo monte se produce la comunicación de hoy, y también seguimos estando anclados en la 3D, seguimos dormidos.

 

 

Publicado 22/11/2017

Etiquetas: Ninguna

Comentarios