Relato de las convivencias de Septiembre de 2015 en la Libélula

Estas han sido unas convivencias que recordaremos por mucho, mucho tiempo, pues han marcado un antes y un después en la trayectoria de Tseyor.

El muulasterio la Libélula, en Granada (España) ha sido el enclave para el encuentro de estos hermanos que han ido con ilusión y ganas de reencuentro y trabajo interior.

Previamente a estas convivencias, había algunas expectativas de la presencia de algunos hermanos más en las mismas, pero a medida que trasnscurrían las semanas se iba conformando la presencia de menos y menos participantes.

Numerosas sincronías, las cuales averiguaríamos después su existencia y significado, se sucedieron para ir conformando un equipo de 12 elementos, cuya participación en el desarrollo del proceso Tseyor sería parte de un plan de la Confederación de Mundos Habitados de a Galaxia para conformar unos nuevos modelos de convivencia, de organización, de ayuda humanitaria y especialmente, la elaboración de un programa para la creación de un nuevo Curso Holístico.

Calentando motores

Los participantes fueron llegando a las convivencias; cada uno a su tiempo, sin expectativas concretas, pero sí anhelantes de vivir una gran experiencia y completamente ignorantes de lo que nuestras réplicas, en un nivel superior habían preparado, bajo un plan sabiamente diseñado por la Confederación.

El programa de convivencias tenía previsto varios temas a tratar. Cada día uno distinto. Y nuestros Hermanos Estelares tuvieron la reciprocidad de regalarnos un comunicado al final de cada día.

Los primeros comunicados fueron especialmente duros, contundentes, directos, pero sólo para nuestra personalidad egoica. Recordemos, aquella que siempre espera halagos, comodidades, reconocimiento...

En estos comunicados se nos recordaba cuál era nuestro papel aquí, en este mundo, para qué habíamos venido y cuál era nuestra misión, la de ayuda humanitaria en el despertar de la conciencia.

Shilcars y Melcor nos hablaban francamente y con mucho amor, pero también con mucha objetividad.

Y en nuestras mentes y en nuestros corazones sabíamos que estábamos escuchando la verdad de nuestros posicionamientos psicológicos. No podíamos y no podemos permitirnos caer en el letargo, seguir dormidos y/o durmiéndonos. No debemos olvidar qué hacemos aquí, para qué estamos en Tseyor, para qué estamos en este planeta.

Así pues, con este impulso energético que sacudió nuestras mentes y cuerpos, nuestra conciencia pudo establecerse con mayor afinidad y así pudimos desarrollar los trabajos de días consecutivos, que por el momento ignórabamos la trascendencia y repercusión que tendrían para la trayectoria del grupo Tseyor en la consecución de sus objetivos.

Puesta en Marcha del nuevo Curso Holístico

Durante el cuarto día se produjeron una serie de sincronías, pequeños despistes que nos colocaron en la "innopia"de nuestro pensamiento y nos causaron una gran sorpresa ante la inesperada primera intervención de nuestro hermano Rasbek. Recordemos, nuestro tutor para todos los temas relacionados con la divulgación del mensaje de Tseyor.

Rasbek nos introdujo la idea de organizar la elaboración de un nuevo libro, una nueva edición del Curso Holístico de Tseyor. Un libro que estaba trabajándose desde hacía más de un año, pero con grandes dificultades y que se había quedado estancado. A través de varias preguntas fuimos esclareciendo la situación que se nos presentaba, ya que además nos estaba indicando Rasbek que contábamos con poco tiempo y que íbamos retrasados.

En varias ocasiones, Rasbek nos sugirió practicidad, pragmatismo, agilidad en la toma de decisiones, y que fuéramos selectivos, fijar nuestro norte y no perder el rumbo en aspectos irrelevantes.

En definitiva, se nos propuso que los 12 tseyorianos presentes en las convivencias organizaran dicho trabajo. En ese momento empezamos a darnos cuenta de cuál era el verdadero propósito de este encuentro, y el porqué dicha sincronía de 12 elementos en la convivencia.

Al día siguente, hizo acto de presencia nuestra querida hermana Noiwanak, y entre otros temas nos dio más referencias acerca de la elaboración del nuevo Curso Holístico. Unas referencias muy claras y que dejaban en nuestras mentes una impronta clara de los trabajos que debíamos desarrollar cada uno de nosotros como equipo.

Organización del esquema de trabajo del Curso

Inmediatamente se puso en marcha la revisión del esquema de trabajo que nuestro hermano Castaño había presentado hacía unos meses, en un arranque de inspiración, que como confirmó Rasbek había sido traido desde la adimensionalidad, desde un estado trascendente, y que daba por muy válido para sentar como base del trabajo.

Las siguientes reuniones lo fueron para ir añadiendo, corrigiendo y mejorando el esquema de trabajo, que finalmente vio la luz y todos los presentes, en unidad, consideraron muy apropiado.

Habiendo redactado y revisado la propuesta, finalmente se mandaría al Ágora del Junantal por parte del equipo que denominamos "Los 12 del Curso", por ponerle algun nombre a este equipo temporal.

Durante los próximos 3 meses, este equipo se encargará de coordinar todos los trabajos, para antes del 31 de Diciembre, poder finalizar el nuevo libro del Curso Holístico con nueva estructura de contenidos y una perspectiva acorde a un nuevo tipo de divulgación.

Para la elaboración de los temas se crearán varios equipos de trabajo; uno por capítulo, siendo 7 en total; y finalmente, una redacción en forma narrativa que irá hilvanando los distintos temas.

Un libro cuya función no sólo será la de informar, sino además, de activar aquellos resortes psicológicos en aquellos lectores preparados para el proceso de despertar.

Otros trabajos

Hubo otros trabajos que se presentaron y se desarrollaron en las convivencias. Por ejemplo, la presentación del primer prototipo del Muular Electrónico. Un software que empieza a tomar forma y aunque está en preparación, queda ya muy poco para poder ponerse a disposición del colectivo Tseyor.

También se trabajó y se dialogó acerca de los aspectos fundamentales de la ayuda humanitaria. Recordemos que es un factor esencial en la revolución de la Consciencia, y que en el contexto de Tseyor se materializará dentro del marco de la ONG, Mundo Armónico Tseyor.

Se nos habló desde la Confederación, diciéndonos que necesitaríamos concretar unos nuevos arquetipos, basándonos en la multiplicación de las acciones de ayuda humanitaria, cual energía y entusiasmo que se propaga y se multiplica, y no en la que se estanca y limita.

También se habló de alimentación, de nutrición; y a través de unos talleres de extrapolación a Seiph, obtuvimos informaciones que nos sorprendieron y nos abrieron a nuevas perspectivas de trabajo, además de cimentar nuestra confianza en que "sí es posible"; que podemos conectar y estamos preparados para este tipo de extrapolaciones. Confiar en nosotros mismos y en nuestras capacidades.

La dinámica de la Unidad

En estas convivencias pudimos practicar la ágil toma de decisiones en unanimidad. Hubo varios talleres al respecto, o así lo comprendimos, ya que las situaciones que vivimos y que se iban dando espontáneamente parecían preparadas "ex-professo" desde la adimensionalidad. Siempre nos recordábamos a notrosos mismos que estamos en un teatro para aprender, y que nada ocurre por casualidad, sino para que despertemos.

Las reuniones fueron, en general, en un nivel de respeto, de escucha atenta, de unidad; y aunque hubo algun que otro conflicto, se fueron resolviendo mucho más fácilmente que, mirando en retrospectiva, años atrás. Parecía que nuestras mentes estaban funcionando más ágilmente y centrados que en épocas anteriores.


La dinámica fue la de una familia que resuelve los problemas y los debates de forma espontánea. Cada vez aplicando mejores métodos de escucha, de "sólo uno habla y los demás escuchan", y nos dábamos cuenta del momento en que nuestras mentes se dispersaban y dejábamos de escuchar al otro para atropellarnos.

La sonrisa y el entusiasmo estuvieron presentes en prácticamente todo momento de la convivencia, a pesar de las dificultades que iban surgiendo en los debates o situaciones complicadas de la convivencia.

Nos acordábamos de nuestros hermanos de la Confederación cuando nos recordaban que la sonrisa y la alegría eran también una herramienta de trabajo para el equilibrio de nuestras personas.

Visita a Montevives

Nuestra habitual visita a Montevives y a la base de la Confederación en la recta final de una convivencia llena de magia, energía positiva y nuevos y prometedores horizontes, se presentó con alegría y entusiasmo.

Esta vez no habíamos previsto las grandes incomodidades que viviríamos, a modo de prueba para nosotros mismos, que nos ayudaron a darnos cuenta de nuestras limitaciones. En un intento de recogimiento, en una planicie llena de molestos insectos, concretamente unas zumbantes y persistentes moscas y bajo un sol tórrido que nos calentaba sin compasión, estuvimos 15 minutos intentando recoger alguna experiencia interdimensional, aunque aparentemente sin demasiado éxito.


Alguien preguntaba: ¿para qué sirve una mosca?

Posteriormente, una comunicación de Jalied nos mostró el funcionamiento de nuestra personalidad, de nuestra incapacidad ante las variaciones, ante la incomodidad, a modo de ejemplo, para aprender de nosotros mismos y también para darnos cuenta de la limitación de los que vendrán después.

Después de nuestra visita a la montaña, hicimos nuestro habitual trabajo de rescate adimensional en el muulasterio, según los protocolos de Tseyor para dichos trabajos de campo, y recogimos toda la información convenientemente, la cual fue interesante y se presentará en su momento, siguiendo los conductos regulares.

Ceremonia de Energetización

La ceremonia de Energetización fue el plato final de una convivencia rica en matices que nos impulsó a los presentes hacia un nuevo cielo, pero que dicho impulso energético, y tal como se nos dijo de parte de la Confederación, repercutiría en todo el colectivo Tseyor, includo los Sinhio (Sin Implicación No Hay Interrelación Objetiva).

Antes de la ceremonia se nos presentó una nueva sorpresa, la presencia del Hermano Aumnor, que no quiso desaprovechar la ocasión para dirigirnos unas palabras y confirmarnos su presencia activa en la UTU (Universidad Tseyor de Uommo).

De esta manera, prácticamente todos nuestros tutores habían comparecido ante nosotros en las convivencias y estábamos satisfechos y agradecidos por ello.

La ceremonia concluyó con la profunda presencia de Aium Om, que nos recordó la suerte que tenemos de disponer de un cuerpo, con el cual poder experimentar y aprender.

También se nos dijo que la energía del Cristo Cósmico estuvo presente entre nosotros y que alivió cargas, sufrimiento y obstáculos, tanto a los presentes como a todos aquellos que son afines a Tseyor.

Conclusiones

Esta ha sido una convivencia con la presencia de 12 elementos especialmente seleccionados para emprender una labor impulsora hacia nuevos arquetipos en Tseyor, sin olvidar que estos 12 representan a todo el colectivo.

Tal como se nos dijo de parte de los Hermanos Mayores, no seríamos capaces de darnos cuenta de los efectos de este trabajo hasta pasado un tiempo, pero que según sus parámetros, se había propulsado el grupo Tseyor a nuevos niveles vibratorios y de trascendencia.

Agradecemos a todos esta experiencia, pues todo forma parte de un mismo cuerpo.

Tanto los presentes como los no presentes, han hecho posible este maravilloso teatro a través de este proyecto que nos anima a seguir caminando juntos, unidos hacia el despertar.

Tseyor, Tseyor, Tseyor

De izquierda a derecha: Claro Apresúrate La pm, Escampada Libre La pm, Mahón pm, Canal Radial pm, Especial de Luz La pm, Sala, Apuesto que Sí La pm, Puente, Castaño, Liceo, Pigmalión, Dadora de Paz pm.

 

Publicado 28/09/2015

Etiquetas: Ninguna

Comentarios