Bienvenidos a la Página Web del Equipo de Recopilación de Sueños

El Equipo de Recopilación de Sueños del Departamento de Experiencias Interdimensionales les da la bienvenida a esta, su página web. A lo largo de esta página encontraran temas relacionados con sueños, expuestos por nuestros hermanos mayores, dados a Tseyor para ayudarnos a auto-descubrirnos. Esperamos que su estancia en esta página sea agradable y agradeceremos cualquier sugerencia que nos ayude a mejorar. En amor y Servicio

Equipo de Recopilación de Sueños

“EN EL SUEÑO RECREAMOS TODO UN UNIVERSO ENTERO"

“El mundo de los sueños es el primer eslabón para llegar a una consciencia de la realidad, que funciona en el espacio adimensional, ese espacio en el que no existe tiempo ni espacio.

El mundo de los sueños es la intuición puesta al servicio de la mente despierta, de la mente consciente.

Todos los seres vivos sueñan, y cada uno sueña en su espacio, en su lugar vibracional, y cada uno tiene los sueños que se merece, cada uno está, pues, en su mundo.

Los sueños son el mundo en el que depositamos nuestra creatividad, es un mundo en el que somos nuestro propio dios, nuestro propio absoluto, un mundo en el que creamos nuestras fantasías y nuestras realidades.

En el mundo de los sueños no existe ego, pero es invadido por el mismo, como traspaso adimensional, y por eso en nuestros sueños, al crearnos nuestro mundo, lo creamos a modo de dualidad, y por eso también, en el mundo de los sueños podemos llegar a sufrir.

El mundo de los sueños es un mundo simbólico, en el que la particularidad más específica es que podemos crear, y crear nuestro propio mundo.

El mundo de los sueños tiene dos vertientes: Una, podemos vivir un sueño de los sentidos, una ilusión, y no avanzar en absoluto. O bien, podemos emplearnos para crear un mundo a nuestra medida y darle la figurada dualidad que impera en el mundo tridimensional, y entonces sí que podemos avanzar en él.”

Shilcars C-23 (seguir leyendo)


El Mundo de los Sueños II:

El Pensamiento Abstracto

Trabajar en los sueños puede llevar al despertar de la conciencia.

El individuo ha perdido parte de su sentido intuitivo que le permitía gozar de las experiencias oníricas y le daba una visión mucho más amplia del camino espiritual y del motivo de su existencia.

Cuando la gente se da cuenta de que en su interior es posible hallar la realidad y la verdad de su existencia y se aplica a la investigación y al análisis de los sueños, llega a darse cuenta de que existe un mundo mucho más amplio del que pueda llegar a sospechar.

En los sueños podemos empezar a hilvanar una larga retahíla de experimentos y experiencias que nos van a llevar a la consecución de unos objetivos vitales y los vamos a trasladar al mundo físico para modificar nuestra realidad y nuestros puntos de vista.

Shilcars C-23 (seguir leyendo)


El Mundo de los Sueños III:

Un Mundo Completo E Infinito

“El mundo de los sueños es un mundo completo e infinito.

El mundo de los sueños forma parte del universo interior de cada individuo, en el que puede recrear sus limitaciones y problemas del mundo tridimensional para apreciarlos desde otra perspectiva.

En su parte interna cada individuo goza de unas vibraciones en función de su estado evolutivo.

El mundo tridimensional es una escuela virtual en la que podemos deshacer todos aquellos nudos psicológicos, que no habremos sabido desentrañar adecuadamente, y se quedan fijos en nuestra psiquis atemporal hasta tanto no se resuelven o se comprenden los motivos que los han generado.

Somos diferentes, no somos todos iguales, y debido a esa diferenciación vibracional podemos compartir inquietudes y experiencias con los demás.

Adquirimos conocimiento, pero también adquirimos esa parte de desconocimiento y que de alguna forma nos invade en nuestra psicología y a veces nos confunde.

Los sueños con su simbología, con sus avisos constantes a través de un lenguaje a veces muy diferente al tridimensional, son sumamente efectivos en el caso de estar despiertos, o sea conscientes.

Hasta el extremo de que los mismos nos pueden ayudar a transmutar esas partes de nuestra psicología egoica que nos dispersa, nos distrae y nos hace perder un precioso tiempo en el camino evolutivo.”

Shilcars C-24 (seguir leyendo)


“Los sueños son una serie en paralelo de lo que hacemos en horas de vigilia, los sueños son el resultado de lo que hacemos en el deambular, cuando creemos que estamos en los estados de vigilia.

En realidad, el sueño es también la investigación, la comprobación y, ¡ojalá! fuese una experimentación consciente de nuestros mundos paralelos, en los que hemos creado expresamente relaciones interdimensionales, en réplicas infinitas.

Por lo tanto, “los sueños, sueños son”, pero también son realidades muy concretas, y nada abstractas, de nuestras experiencias en los mundos 3D, en las multiexperiencias en los mundos 3D”

Shilcars C-279 (seguir leyedo)


Tranquilidad, Armonía, Hermandad

Pedimos ahora tranquilidad, armonía, hermandad, y por encima de todo amor por los cuatro costados. Por vosotros mismos, por todos vuestros hermanos y por el cosmos entero.

Mandad amor, mucho amor, este sentimiento tan profundo que es el único alimento revitalizador. Y así, cuando llegue el momento, todos vais a despertar de este largo sueño de los sentidos.


En Los Sueños Obtenemos Respuestas

Y cuando el individuo llega a la unidad de pensamiento, que quiere decir estar consigo mismo, plenamente consciente y liberado de prejuicios, miedos, condicionamientos, pesares, deseos…, es cuando entiende que ha llegado su momento y propicia el debido pensamiento trascendente.

En estos instantes, el desapego ya no es renuncia, sino liberación y nunca cobardía ni huida hacia delante, sino un paso firme y sereno hacia la ascensión.


Sueños Otra vez

Las experiencias adimensionales que nuestro espíritu vive de esa manera, las transfiere, a través del cerebro, a la consciencia física, que las recobra, en parte, ya que muchas se pierden y otras se olvidan al despertar.

El sueño se nos revela, por tanto, en el momento de despertar, en esos segundos en los que nos llega la información onírica acumulada en nuestro cerebro, y es entonces cuando podemos recuperarla, rescatarla, si estamos atentos y no procedemos a una rápida y automática incorporación al mundo de la vigilia.


Hablemos de Sueños y Algo Más

En los sueños coincidimos con nuestras respectivas vibraciones y llevamos a cabo multitud de acciones de trabajo y conclusiones. Y ya es hora, amigos míos, de empezar a ser conscientes de ello y traer aquí a la vigilia, dichos tratados, reuniones y debates. Porque hemos de ir fundiéndonos cada día más en esos otros mundos paralelos que también nos pertenecen y que por ahora están algo difusos en nuestro espacio mental.

Y con el tiempo hablaremos también, aparte de los sueños, de otros actos creativos que a través de los espacios adimensionales pueden llevarse a cabo. Como los de viajar mentalmente de una forma consciente, y con la voluntad de querer hacerlo.

Nos será más fácil, si llegamos a este punto, patrocinar nuevas expectativas de cambio. Facilitar información más elevada de nivel, cosa que por ahora nos es más difícil, además de poco probable que pudiese llevarse a cabo sin la debida capacitación psicológica e intelectual de vuestras personas.

El conocimiento no surge sin más, sino que se adquiere por uno mismo y por su propia capacidad psicológica y mental.

El sueño se nos revela, por tanto, en el momento de despertar, en esos segundos en los que nos llega la información onírica acumulada en nuestro cerebro, y es entonces cuando podemos recuperarla, rescatarla, si estamos atentos y no procedemos a una rápida y automática incorporación al mundo de la vigilia.


Las Experiencias en los Sueños Nos Sirven Para Aprender

Los sueños nos gratifican con resultados realmente espectaculares.

Mientras dormimos, y siendo conscientes de nosotros mismos, podemos reconocer nuestros propios mundos. Mundos en los que maravillarnos y emprender continuamente nuevas existencias y experiencias paralelas.

En el sueño se realizan múltiples experiencias que son tanto o más válidas que las que podamos vivir en este espacio tridimensional.

Las experiencias en los sueños nos sirven para aprender y, al asumirlas, forman parte de nosotros mismos. Luego, en el estado de vigilia, si dichas secuencias se repiten en este espacio tridimensional o físico, podemos resolverlas mucho mejor. Y aún más importante, las transmutamos. En ese momento alcanzamos un grado más de consciencia que procura que la iluminación se vaya haciendo un hueco en nuestro interior. Y nuestro interior se enriquece y enriquece al conjunto.


El recuerdo depende en gran parte de la consciencia del individuo, de la importancia que le dé a su mundo interior, de lo desapegado que esté de la vida cotidiana. Muchas veces las personas que no sueñan, que no recuerdan sus sueños (sería mejor decir), es porque están muy ocupadas en su desenvolvimiento físico inmediato y descuidan la parte interior de sí mismos.


El sueño se nos revela, por tanto, en el momento de despertar, en esos segundos en los que nos llega la información onírica acumulada en nuestro cerebro, y es entonces cuando podemos recuperarla, rescatarla, si estamos atentos y no procedemos a una rápida y automática incorporación al mundo de la vigilia.

Por tanto, es conveniente irse despertando poco a poco para dar tiempo a que la información onírica se transfiera al cerebro consciente, ya que en otro caso se perdería, y es mucha la que se pierde; de hecho, la mayor parte.


En la parte interna podríamos decir que el individuo goza de un estado evolutivo determinado, así como de una vibración determinada que le viene dada por anteriores reencarnaciones, por anteriores experiencias vitales que de algún modo, le habrán marcado en una determinada acción u otra. Y por ello, el individuo necesita repescar de nuevo dichos antecedentes, ponerlos sobre el tapete mental y analizarlos debidamente.


Los sueños, con su simbología, con sus avisos constantes a través de un lenguaje, a veces muy diferente al tridimensional, son sumamente efectivos en el caso de estar despiertos, o sea, ser conscientes del sueño hasta el extremo de que los mismos nos pueden ayudar a transmutar partes de nuestra psicología egoica que nos dispersa, nos distrae y nos hace perder un precioso tiempo en el camino evolutivo.

Los sueños que se repiten insistentemente, en el fondo son estados de comprensión que no han llegado a cristalizar debidamente en nuestra consciencia. Y nuestro yo absoluto, nuestra consciencia, nuestro propio ser interior, nos recuerda que debemos solucionar tal o cual estado de cosas, o situación, para remontar el vuelo hacia espacios de comprensión más elevados.


No olvidemos que en sueños (que es otro tipo de dimensión vital en la que no existe espacio-tiempo), se interpenetran los conocimientos adquiridos, se mantiene información a un alto nivel, se conjugan formas de pensamiento diferentes que se traducen en conocimiento objetivo de todas aquellas cuestiones o problemas que aquí, en este plano tridimensional o físico, resultan muy difíciles de asimilar.


Aproximadamente un tercio de nuestra vida física la dedicamos al descanso y al sueño. Es una actividad de reparación fisiológica que resulta necesaria para nuestro cuerpo físico.

En esas largas horas de sueño, nuestro espíritu no permanece inactivo, ya que la mente no duerme, sino que se proyecta muchas veces fuera del cuerpo para vivir una sensación mayor de libertad y de expansión vibratoria, que no siempre le es posible gozar en los estrechos límites del cuerpo físico. .


Una frase bíblica es la de “Pedid y se os dará”.

En este caso, pidámonos a nosotros mismos el conocimiento necesario para alumbrarnos en este tránsito tan importante y a la vez trascendental. Porque sin el debido alumbramiento, sin la debida capacidad organizativa de nuestra mente y sin el apoyo y concurso de esferas superiores de conocimiento, nuestro Ser se verá imposibilitado de permanecer en un estado evolutivo, completo.

Comentarios